Un SOS para Roberley

Por: Rolando Rodríguez Lobaina

 

Roberley Villalobo Torres tiene 33 años de edad y mide unos 6 metros de tamaño, pesa poco y está recluido en la Prisión Provincial Combinado de Guantánamo. Es natural de Ciego de Ávila, fue trasladado de aquella provincia para Guantánamo en el verano pasado y el recibimiento fue una brutal golpiza que le acarreó lesiones en el cráneo. Las tundas han sido sus compañeras de infortunio.

Rebelde como pocos, la postura de Roberley está basada en el desprecio a la opresión. Los militares en la prisión lo odian y las autoridades le han dado luz verde a los severos castigos. No importa que en las botas o en las manos de los verdugos quede  el rastro de la sangre de este joven que reclama que en su país las cosas sean mejores. No usa uniforme de preso por convicción, porque dice que esa vestimenta es para quienes violan las leyes y como su encierro está sujeto a inclinaciones políticas se rehúsa a portarlo. El motivo es suficiente para que le nieguen la asistencia médica cuantas veces sea necesario, a pesar de que padece de asma crónica, neuropatía, descalcificación en los huesos y una linfangitis en la pierna derecha.

En una ocasión protestó porque los guardias del penal le daban una paliza a un preso paralítico, se ganó así que lo amarraran y golpearan tanto que tuvieron que forzadamente llevarlo al hospital. Tenía el tabique fracturado, los ojos tan inflamados que no podía ver casi, mareos, la presión baja y dificultad para respirar producto de la hinchazón del rostro. Pero no lo dejaron ingresado aún cuando los médicos lo recomendaron.

En diciembre pasado estuvo doce (12) horas colgado con cadenas de los barrotes de su celda. Al día siguiente le repitieron la dosis con dos horas menos. Recibió además otra condena de 18 meses por “desacato” aunque no estuvo en la vista oral celebrada dentro de la prisión porque gritó consignas antigubernamentales. Por esto  lo amordazaron y  lo arrastraron esposado con las manos detrás.

Lo cierto fue que todos los reportes desde la prisión del maltrato recibido por Roberley así como sus infinitas huelgas de hambre reclamando sus derechos, han sido publicados en los reportes de violaciones a los derechos humanos de la Alianza Democrática Oriental y del Consejo de Relatores de Derechos Humanos. Al redactar estas líneas se conoció que estaba desnudo en una celda en la fase 1 del régimen especial, la más dura. Como lo han despojado de todo, hasta de las crayolas, lápices y hojas, Roberley escribió en las paredes de su celda con heces fecales “Abajo Fidel”.

Roberley necesita ayuda porque de lo contrario lo van a matar, ojalá llegue esta súplica a algún lugar del mundo y remueva las conciencias.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo GENERAL

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s