Un mes para recordar

25 de febrero del 201o

Jorge Corrales Ceballos.

Febrero a parte de su característica de ser el mes más corto del año es conocido como el mes del amor, justamente cuando termina la primera mitad del mismo se celebra el día de los enamorados, el 14 de febrero, fecha esperada por todos para con regalos y frases de felicitaciones demostrarle a nuestros seres queridos el amor que sentimos hacia ellos. La prensa, la radio, así como la televisión se encargan de promocionarlo y los comercios hacen rebajas de precios que aumento de sus ganancias.

Para los cubanos, este mes tiene un doble motivo de celebración desde el 24 de febrero de 1895 con el grito de Baire se dio inicio a la definitiva campaña libertaria. Para los guantánameros debería ser algo más significativo por ser uno de sus hijos el primero en levantarse en armas Pedro Agustín Pérez, Mayor General del Ejercito Libertador (un dato curioso es que el monumento erigido a este hecho, que se  conoce como  parque de la  confianza está destinado al lugar donde se celebró, mientras que el que lo dirigió está poco más que olvidado) la coincidencia histórica no asombran sucesos que a penas se relacionan coinciden por azar uno memorable y  otros repudiables, según impacta en la historia de los pueblos.

Para la sociedad civil cubana febrero quedará con un recuerdo doloroso, no bastó con haberle agregado el crimen que constituyó el derribo el 24 de febrero de 1996, por parte de la fuerza aérea cubana en aguas internacionales de dos avionetas civiles perteneciente a  la organización de Hermanos al Rescate, donde perecieron sus 4 tripulantes todos jóvenes. Todos recordarán como el hoy presidente Raúl Castro ostentaba el cargo de Ministro de las Fuerzas Armadas condecoró a los pilotos como actores del crimen públicamente, por sus hazañas realizadas según él, en defensa de la patria amenazada, que para lo único que sirvió fue para enlodar más si era posible la historia de la Cuba revolucionaria.

No bastó con la represión y los asesinatos ejemplarizantes otra víctima engrosa hoy la ya larga lista el gobierno de Cuba; asesinó dejando morir de hambre al joven Orlando Zapata Tamayo el 23 de febrero pasado vísperas de la fecha del derribo, un joven que murió dándonos una lección de amor a la patria oprimida, a la dignidad humana y sus principios. Nuevamente vemos al heredero tratar de justificar lo injustificado, lamentando lo ocurrido y responsabilizando al eterno enemigo. Pienso que la sociedad civil y en especial la oposición pacífica en los febreros sucesivos tendrán un motivo más para recordar y tener en cuenta este mes — ratificado su importancia pues en el mismo — murió el hombre para convertirse en un símbolo de la no violencia y la lucha pacífica en defensa de los derechos y la democracia para todos.      

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo GENERAL

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s