El Conduce.

por: Jorge Corrales Ceballos.

Ciudad de Guantánamo, Lunes 15 de marzo del 2010

La imagen que captaron mis ojos este lunes 15 de marzo, me hiso recordar la pelicula de “Presidiario” vista en la televisión. Solo que esta vez no era ficción se desarrollaba en el policlinico “4 de Agosto”, del Barrio Caribe de mi Ciudad Guantánamo, hoy traen a Andi Frometa Cuenca, a un turno médico que le había costado varias enérgicas protestas y hasta una huelga de hambre para que se la concedieran despues de unos meses de estarsela negando.

Cuando se detuvo la ambulancia de color Gris, con la frase “ambulancia del minint” frente al vestibulo de la instalación supe que había llegado, primero bajaron dos corpulentos militares en segundo lugar vi a un joven que desendia con dificultad, luego dos militares más, cuando camino hacia el interior rodeado por los custodios que miraban a la concurrencia con cara escrutadora, la indiferencia de los presentes se torno curiosidad, descubrí el motivo de su dificultad al desender del vehículo, una cadena alrededor de su cintura aprisionada a sus dos manos a los costado de su cuerpo. A pesar de esto, su andar firme y su rostro en alto demostraba su enteresa de espiritú que no lograba ser opacada por la pálides de su rostro, que denunciaba al hombre que llevava mucho tiempo sin tomar Sol ( Andi se niega a tomar el sol encadenado).

Obserbaba a todos los presentes tratando de saber su opinión de la escena y tratando de saber cuales eran sus comentarios, si supireran que a pesar de la peligrosidad con que lo presentaban no era más que un luchador pacífico en defensa de los Derechos Humanos que a lo único que aspira es ha ver su patria libre. Un hombre que desde la década del noventa del pasado siglo fue encarcelado y condenado a cinco años por el supuesto crimen de tratar de escapar de la dictadura que lo encadena, y que hoy caiga sobre sus hombros una condena de cuarenta y seis años como resultado de su postura inquebrantable en defensa de sus ideales.

Alrededor de una hora más tarde, los carceleros decidieron regresarlo al penal guantanamero sin haberse atendido, por que la doctora que debía verlo no acudio a trabajar. Solo espero que el día de su definitiva salida no esté lejano para no tener que conformarme con verlo a distancia y darle la mano y un abrazo de hermano.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo GENERAL

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s