La educación y la fe

Por Randy Caballero Suárez

Ciudad de Baracoa.

“Las dos hermanas; han hecho bancarrota al mismo tiempo.”
José Martí.

Desde el triunfo de la mal llamada “Revolución cubana” la educación en la isla ha tomado el camino de la derrota; hasta tal punto que el descalabro pudo verse en los resultados alcanzados en todo el país en las denominadas Pruebas de Ingreso a la Educación Superior en el año 2010. Sólo en Baracoa, de un total de dos mil alumnos presentados; solo aprobaron dieciséis; según cifras oficiales; con ello; se abrió la caja de pandora para el MINED; el cual se vio obligado a, de forma excepcional, conceder una segunda oportunidad para todos aquellos que no lograron aprobar. He ahí el resultado de enseñar consignas en las aulas desde edades bien tempranas y de exigir en los niveles medios y superior integridad en vez de conocimientos; no importa si los educandos y muchas veces los educadores no saben que la primera obra literaria escrita en Cuba fue Espejo de Paciencia y que su autor fue Silvestre de Balboa, como tampoco importa no colocar la coma o las tildes en su lugar. Solo basta para el estudiante el participar en actos políticos donde se exija la libertad de “los 5 héroes cubanos” y gritar bien alto improperios contra “el imperialismo yanqui”. Con semejante aval el futuro cubano tenía o tiene su carrera garantizada.

Esto sucede en el país que se declaró hace décadas “territorio libre de analfabetismo”, como también fue disparate el llamado “Concurso de Superación Integral para Jóvenes”, donde además de pagársele al estudiante, se le regalaba un certificado de doce grado terminado y el acceso directo a las mejores carreras universitarias. Con razón países civilizados siempre han rechazado títulos de diferentes universidades cubanas y exigido a sus portadores una revaluación del mismo. Cualquier persona que entable conversación con muchos de los profesionales de diferentes especialidades de la Cuba de hoy, se dará cuenta que una gran mayoría no es capaz de sostener una conversación por más de diez minutos de otra especialidad distinta a la suya.

¿Y qué decir de los llamados “Maestros Emergentes o Profesores Generales Integrales?. Los resultados pueden verse en las calles, casas, barrios, centros de trabajo y en la sociedad cubana, donde un graduado de Medicina General Integral es incapaz de escribir con letras claras y legibles; donde un licenciado en educación primaria no es capaz de enseñarles a sus alumnos el año en que Gómez y Martí desembarcaron por Playitas de Cajobabo. Recuerden que esto sucede en el país que según dijera uno de sus demenciales gobernantes “se convertiría en el más culto del mundo”, un país donde no existe casi la educación formal, donde las escuelas han sido al contrario de su misión, las que han matado los valores humanos en vez de cultivarlos; las que han apartado al cubano de su fe, donde el cristiano ha sido apartado de a un lado como a un apestado y donde en vez de fe y educación se ha enseñado comunismo y fidelismo. Es que como dijera el padre Félix Varela: “Enseñar puede cualquiera; educar, solo quien sea un evangelio vivo”.

Viene a ser esta una de las tantas raíces del desastre educacional cubano, separar la educación de la fe es matar toda esperanza, es matar la vida y el conocimiento mismo. Crear hombres ateos en escuelas ateas sin un rumbo ni una meta, esa ha sido y es la meta de la enseñanza en Cuba. Por eso expulsaron a Cristo de este país desde el triunfo del primero de enero, al llevar al máximo extremo la marginación en las escuelas a todo estudiante que profesara la fe cristiana; ignorando que la fe y la educación jamás serán rivales, sino compañeras inseparables, de lo contrario se recogerán hombres vacíos sin esperanza ni futuro.

Cuba necesita una reforma educacional completa, donde el estudiante reciba conocimientos y no ideología, una profunda reforma donde no se margine ni se aparte al que crea, ni se aparte al que profese. Con el actual gobierno esto es imposible; está demostrado, es urgente un cambio político para que haya un cambio en la educación, Cuba lo necesita. Ejemplo de ello es nuestra sociedad llena de jóvenes sin valores, seamos nosotros partícipes y protagonistas de ese cambio por el bien de nuestra patria, de nuestra sociedad y de nuestros hijos. No esperemos que nuestro país se siga derrumbando por falta de valores, hagámoslo hoy. ¡Ya es la hora!

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo GENERAL

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s