100 velas a Zapata

Por Rolando Rodríguez Lobaina

Ciudad de Guantánamo.

No quisimos pasar inadvertido el séptimo mes de la muerte de Orlando Zapata y decidimos ponerle 100 velas a su nombre.

Como toda actividad civilista en este país fuimos reprimidos por la seguridad del estado y la policía nacional. En la intersección de las calles Carlos Manuel y la Avenida detuvieron a 8 activistas, los llevaron en una furgoneta al cuartel policial conocido como Parque 24. Una vez allí los introdujeron en el garaje donde los esperaban un grupo de militares con la orientación de apalearlos a todos para luego encerrarlos en celdas. Todos quedaron marcados por las tonfas y algunos salieron lesionados.

Mientras esto ocurría, en el cruce de las calles Narciso López y Máximo Gómez detenían a otros activistas que fueron maltratados y llevados al departamento de operaciones de la policía política. ¡Hasta un niño de 9 años fue arrestado! Andaba con sus padres, asimismo lo encerraron en cuarto frio hasta el otro día en que fue llevado al municipio Caimanera donde residía y liberado.

El total de detenidos fueron 16 personas, aun así otros 10 activistas, entre los que me encontraba, lograron en medio del asedio militar colocar la ofrenda frente a la Iglesia Catedral ubicada en la avenida Paseo y Beneficencia. Allí gritamos Zapata Vive y otras cosas, luego de la retirada los uniformados vestidos de civil le cayeron a patadas hasta “exterminar” las llamas de esa luminaria que representa Orlando Zapata Tamayo.

Dos cosas resaltan en este capítulo de lucha no violenta, uno, la necesidad del régimen de colocar asesores de “inteligencia” de la capital del país para contrarrestar el movimiento de resistencia interna. Una muestra de la vulnerabilidad de los mecanismos represivos establecidos de antaño.

El otro aspecto, el ideal por el que murió Zapata estará vigente para siempre en nuestro historial de lucha histórica de emancipación contra dominantes y opresores. El régimen sabe muy bien que la diferencia se ha marcado y que fue precisamente este joven de raza negra sin aspiraciones a otra cosa que la de ser libre la que detuvo el reloj, de hecho, la cuenta regresiva del fin de la dictadura se inició con su entrega.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo GENERAL

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s