Sobreviviendo en el infierno

Por Heriberto Téllez Reinoso

Prisión Combinado de Guantánamo.

El régimen cubano no acaba de admitir que cada día es más crítica la situación de los reos en las cárceles de la isla. En esta cárcel donde me encuentro la asistencia médica es un desastre; medicamentos como la teofilina, cartoprin, omeprasol y otros tantos imprescindibles en el penal escasean. A esto se suma la sistemática negación de las asistencias médicas que en la mayoría de los casos depende del ánimo y disposición de los galenos y los militares del penal.

El contexto se agrava con la pésima alimentación tanto en la elaboración como en la cantidad a consumir, por descontado insuficiente. Por ejemplo, el desayuno que nos dan está compuesto de harina de maíz con un agua de azúcar sin sabor pues dicen que no hay harina de trigo para hacer pan. Sin embargo, diariamente la panadería del recinto elabora 500 pastelitos para la guarnición y personal de salud.

En el almuerzo, la norma era de noventa gramos de arroz con un poco de agua de sopa o frijoles y como plato fuerte una cucharada de algún picadillo, casi siempre en mal estado. Ahora los militares decidieron rebajarlo a cincuenta gramos y a alguien se le ocurrió la idea de fabricar un congrí supliendo el frijol con papas (una innovación del penal); teniendo en cuenta que este se termina de preparar a las ocho de la mañana para servirlo a las doce del día (hora de almuerzo), cuando llega ya está ácido por las papas que adicionado a los acompañantes ya mencionado es la causa de muchos de los males estomacales de los reclusos.

Muchos sancionados poseen calentadores para hervir el agua, algunas viandas o un poco de leche entre otras cosas, pero si los descubren les hacen una anotación en sus libretas de tratamiento que les perjudica sus beneficios. Otros tienen hornillas eléctricas. Con los cigarros que es lo que se utiliza como dinero, adquieren alimentos crudos a otros reclusos que tienen acceso a ellos y los cocinan corriendo el riesgo de ser descubiertos, recibir una golpiza e ir a parar a una celda de castigo. Los uniformados para evitar las protestas utilizan métodos de torturas como el balancín, la Shakira y las celdas, amén de la suspensión de visitas y pabellones conyugales.

Aunque es evidente que el régimen está colapsando, no quieren comprender que el pueblo necesita mejoría, respeto, libertad y democracia.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo GENERAL

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s