Corrupción y tolerancia

Por Julián Antonio Monés Borrero

Ciudad de Baracoa, 5 de enero de 2011.

Conversando sobre la corrupción en el municipio de Baracoa con un campesino de la zona de Yara, situado a 2 km de la ciudad paisaje, de nombre Rogelio Castillo, yo le decía que la corrupción es un fenómeno social de larga data que de por vida ha afectado a todas las sociedades y en particular a nuestro país. Su forma de expresión es variada pero su raíz es la misma y casi siempre encuentra caldo de cultivo en personas egoístas e inescrupulosas.

“El pueblo de Baracoa la sufrió en el colonialismo y hoy en el comunismo, con el triunfo de la revolución aumentó considerablemente” dijo Rogelio. El proceso de rectificación de errores tuvo que detenerse con el comienzo del período especial. Las limitaciones que originó y las supuestas medidas adoptadas para enfrentarlo extremaron nuestras dificultades y trajeron implícitos nuevos males.

Entonces aquellos vicios se han agudizado y comenzó “La lucha” inescrupulosa y perjudicial que todos conocemos y que se ha venido entronizando en la sociedad baracoense. La circulación de la doble moneda estimuló el jineterismo y la carrera por el enriquecimiento de los corruptos, nuevos delitos han aparecido en nuestro escenario jurídico, la malversación y el desvío de recursos alcanzan niveles preocupantes.

Hermano Rogelio, las consecuencias de esos males son hoy en Baracoa muy visibles en sus. orígenes Muchos baracoenses los atribuyen a tantas necesidades acumuladas, al supuesto bloqueo económico, a la crisis mundial, a la escasez de productos o a la falta de medidas reguladoras. Pero eso no fue todo Rogelio, habría que agregar malos hábitos y debilidades de todo tipo. Todo ello desaparecerá en democracia.

Cuando hablamos de corrupto, dice Rogelio, no podemos pensar solamente en aquel que se enriquece valiéndose de las prerrogativas de un cargo en la administración estatal, también andan por esa vía aquellos que no trabajan y a los que se sumarán más de un millón de personas en los próximos meses, convirtiendo a la ciudad primada en un umbral histórico.

El necesario camino de cambios, por esta y otras razones tendrán serios obstáculos, los llamados “cuadros del estado” en todos los niveles fundamentalmente en la base, les corresponde dirigir con lo que no tienen responsabilidades aun. Estos dirigentes no han aprendido el significado de la palabra responsabilidad, aumenta cada día el mercado subterráneo por el paternalismo engendrado hace 52 años, ha quedado demostrado que nuestro pueblo mayoritariamente no ama la revolución porque conserva sana sus raíces patrióticas que nos legaron Céspedes, Martí y Agramonte.
Yo Rogelio, campesino de profesión me atrevo a afirmar que casi todos los baracoenses quisiéramos ver la patria libre y fortalecida, con auge económico que respalde nuestro bienestar material y espiritual.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo GENERAL

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s