Especuladera de estado

Por Cristian Toranzo Fundichely (MCJD-ADO)

El mayor negocio de cualquier capital es la solución de problemas. De ahí que grandes empresas constructoras se dedican a mejorar y agilizar sus obras a medida de ejemplo, al igual que las empresas farmacéuticas y otras que representan los intereses de las masas que son al final las mayores beneficiarias de la competencia en el mercado. A eso se le conoce como economía de mercado.

Sin embargo, en mi Cuba las cosas son diferentes. Quiero comenzar diciendo que el monopolio tanto de la economía, la salud del turismo y todo aspecto de grandes ingresos pertenecen a y lo domina por entero el castrismo. Por lo tanto, la solución de todo, o del 99% de esto se encuentra en las manos del régimen, quien actúa como el “protector” omnisciente que da solución a parte de la catástrofe de la vida y hasta en la muerte de todo un pueblo

Existe un decreto ley, que no lo cito porque no tengo acceso ahora, que en uno de sus artículos penaliza la compra y venta de artículos de primera necesidad que el gobierno no tiene capacidad de resolver o son demasiados caros y es conocido como “especulación.” Este término esta definido como lucro, ganancia, provecho, beneficio, comercio, tráfico, negocio. Y aunque añade otras terminologías, la ley antes mencionada se refiere a negocio o comercio de una o varias cosas que hace una persona sin autorización y que recibe alguna ganancia.

Ahora la patria se ha convertido, gracias a la ayuda de la revolución comunista, en un amplio y bien sofisticado mercado negro como consecuencia de la imposibilidad de adquirir los productos necesarios para subsistir o para realizar unos sueños personales o colectivos de más de 11 millones de cubanos, entre los que incluye los funcionarios, militares, médicos y hasta ministros.

Lo que la diferencia consiste en que es el mismo sistema político quien crea los problemas y especula con la solución de los mismos. Voy a mencionar alguno que otro ejemplo, tal como los alquileres de médicos, deportistas, maestros y otros profesionales a los países con necesidad de personal capacitado a través de las conocidas “misiones internacionalistas,” o vulgarmente misiones pacotilleras—una realidad necesaria para lograr obtener algún que otro artículo de primera necesidad a costa del sacrificio de alejarse de familiares y amigos por unos años y concluye con la mejor objetiva de la calidad de vida de los individuos involucrados. Y la jugosa especulación del gobierno cubano, de quien se dice se queda con el 90% del resultado del negocio.

No culpo a quienes se largan a estos países: la necesidad lo obliga. Pues son víctimas de la misma dictadura, por la verdad no deja de ser verdad.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo GENERAL

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s