Limosnero

 

P000-365-256-297-02064

Yeisi Romero Fernández/ Randy Caballero Suárez (ADO-PRESS). Baracoa.

La mendicidad y la indigencia han tenido un considerable aumento en esta ciudad de Baracoa, conocida también como La Primera en el Tiempo. Destacándose ampliamente en el centro de la urbe donde es normal y frecuente un mayor tránsito de personas y turistas. Su amplia nomina abarca tanto a jóvenes como a personas de avanzada edad, cuyo estado físico y mental casi siempre pasa de lastimoso a deplorable. De similar forma se pueden encontrar entre los degradados a un sin número de alcohólicos pidiendo limosnas, así como a ancianos y discapacitados, los cuales hacen multitud en las cercanías de centros donde se venden alimentos, alargando sus manos en solicitud de alguna limosna. Está bastante bien nutrida la mendicidad en Baracoa, hace alusión a ella el monumento construido en el centro de la ciudad, cuya estatua, tal vez de forma inconsciente, representa un homenaje a los desposeídos que por ella deambulan. En el mismo se puede apreciar a un menesteroso descalzo y vestido de harapos, con aspecto de caminante y deambulador, y ojos que parecen suplicar clemencia y misericordia. Según cuenta la leyenda, hace muchos años este caballero maldijo la urbe al recibir el desprecio y la incomprensión de sus habitantes. Lo cierto es que el flagelo de la pobreza ha alcanzado niveles exorbitantes en Baracoa, muchos dirían que preocupantes al incluir entre sus miembros a niños que con o sin la aprobación de padres, familiares y tutores, empañan aun más el sombrío panorama de nuestras calles interceptando a cuanto transeúnte se les cruce, sea nacional o extranjero, no importa, en busca de un poco de caridad que les permita llevar a sus estómagos hambrientos algo de alimento.

Así se alza, majestuosa en el tiempo, solemne y bella a pesar de sus miserias y sus miserables, joven todavía aunque cuenta ya con más de 500 años, Baracoa, donde la aplicación de políticas sociales erróneas ha provocado que un fenómeno casi erradicado de nuestras calles, resurja cual ave fénix y pase a oscurecer el panorama, dando por sentado el fracaso de un sistema social y la falta de voluntad política de sus gobernantes, los cuales parecen ignorar la grave situación que se les ha creado y para la que no poseen solución alguna, por eso tal vez lo omiten de sus frecuentes reuniones, haciendo caso omiso a los diarios reclamos de justicia, pues cada vez que una mano limosnera se extiende solicitando compasión, la ignominia visita los despachos de los acomodados que con la desgracia ajena hacen banquete. Solo que para el mal de aquellos de los que se puede decir que ya colman nuestras calles, no existe medicina disponible, al menos en las manos y las oficinas de los dirigentes que hoy gobiernan la ciudad, ni existirá nunca, mientras la infamia siga con las riendas tomadas dirigiendo los destinos de los habitantes de aquella que un día fuese declarada por sus descubridores como la tierra más hermosa que ojos humanos hayan visto.

P000-353-256-317-09057

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo GENERAL

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s