LOS PARIAS II

POR: Randy Caballero Suárez

Baracoa

Hace un tiempo atrás escribí algo sobre los parias; en ese entonces me refería a los que marginados por el gobierno no tienen derecho a los derechos; hoy me referiré a los que por haber dicho la verdad o parte de ella se encuentran marginados por la clase dominante de uno y otro lado; esos también son parias, como lo es todo aquel a quién se proscriba o se prive de un derecho o beneficio por el solo hecho de haber levantado la voz en defensa propia o de algún desposeído; merecen ellos y merezco yo este espacio; me cuento entre ellos; eso al menos pienso. En mi larga lucha cerebral me pregunto una y otra vez que capital pecado hemos cometido para merecer tal castigo; una necesidad insatisfecha, por pequeña que sea se convierte en mala consejera; la sabiduría está en no dar lugar a que esa necesidad no tenga lugar; al menos hasta donde podamos llevarla y darle solución para evitar así males mayores; los cuales una vez desatados no tienen vuelta atrás y nos persiguen hasta el fin de nuestros días; no me refiero a los comentarios malsanos que de una u otra parte puedan venir; no, ellos nos hacen más fuertes y más grandes; nos preparan para el combate y nos hacen invulnerables; me refiero a las consecuencias que esta condición nos trae. Cuando se pelea por lograr algo o por conquistar alguna cosa lo más recomendable para el triunfo es aunar fuerzas y poniendo de lado las diferencias prepararse para conquistar lo anhelado; solo ese es el camino del triunfo; cualquiera otra senda que se tome conducirá al error y al fracaso, el esfuerzo habrá sido en vano y el tiempo perdido; no se avanzará ni un átomo y nos gastaremos tratando de alcanzar la senda del triunfo; seremos como ciegos que guiados por otro ciego caeremos sin remedio en el hoyo. A menos que lo que se pretenda sea mantener el actual estado de las cosas y hacer que se lucha sin luchar, habiendo soltado las armas y renunciado al objetivo por el cual se luchaba; en aras de recibir un beneficio personal; solo así es entendible esta actitud; solo así se llega a comprender el porque de la existencia de los parias, de los que una vez en la línea de combate y en primer puesto hoy se encuentran a la siniestra del mismo padre que una vez los mantuvo a su diestra y los mimó con cariño fraternal; es la única explicación que encuentro al tema; lo demás que se pueda decir pasa a ser de carácter superfluo y justificativo sin valor alguno; solo que en la vida nada llega a ser eterno y si Babilonia cayó todo lo que trate de asemejarsele caerá también; por demás están castigos y sanciones contra los llamados réprobos y traidores; el fin viene y viene pronto pues en la palidez inconmensurable del horizonte se divisa ya la estrella de la mañana que avanza como león atado a carro de combate; una nueva raza se levanta sin temor y con poder que llegará a ser más poderosa que la anterior y donde los sin derecho florecerán como flores de primavera, donde los excluidos verán caer a quién los excluyó un día, solo con la diferencia de que su derrumbe será entonces tan grande y tan profundo que no se levantará jamás; sus cenizas serán esparcidas por doquier y su memoria caerá en el olvido; entonces los parias llegaran a ser cabeza de naciones y de tribu y de lenguas y su reinado no tendrá fin jamás.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo ADO-PRESS, DERECHOS HUMANOS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s