LA VISITA DE OBAMA

POR: RANDY CABALLERO SUÁREZ

BARACOA

La visita del presidente norteamericano Barack Obama a Cuba la veía llegar en cualquier momento, solo esperaba el anuncio oficial, el cual fue realizado por la funcionaria del Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba Josefina Vidal en horas de la mañana del día  18  de este mes de Febrero; en realidad no me sorprendió, ya lo esperaba,  solo me encolerizo un poco su confirmación y me hizo reflexionar sobre lo mal que vamos y sobre el espacio retrocedido; pero al fin y al cabo no mando en Cuba y no me corresponde decidir quién visita el país donde nací o a quién niego el privilegio de pisar sus calles. Lo que sí me pregunté de inmediato fue si el señor Barack Obama será paseado por la Quinta Avenida de Ciudad de La Habana un domingo en la mañana mientras por ella desfilan centenares de mujeres y activistas defensores de Derechos Humanos exigiendo del mismo gobierno que le invitó, la liberación de todos los presos políticos y un cambio verdadero, de seguro esta calle, si es que conside domingo la visita del Comandante Obama, será vedada a sus ojos, de seguro será llevado a un lujoso hotel o a una ostentosa residencia donde respirará el aire de la tranquilidad habanera y sin temor a equivocarme me atrevo a afirmar que se sentirá tan relajado como en los jardines de la Casa Blanca, para nada creo que el mandatario yanqui, como dijo Josefina Vidal, apreciará la realidad del pueblo cubano, esa realidad será vedada a sus ojos y a su entendimiento aunque dudo mucho que algo de esto le interese debido a sus más recientes pasos; los cuales dejan bien claro que al Comandante en Jefe de los Estados Unidos para nada le preocupa el bienestar del pueblo cubano. En lo particular y personal, como periodista independiente, como opositor y como cubano no creo para nada en los cantos de que los cambios vendrán poco a poco y que la dictadura de La Habana está cavando su propia tumba con el restablecimiento de las relaciones diplomáticas con el gobierno del norte, al contrario, estoy seguro que los beneficios de la reciente unión marital serán usados para reprimir cada día más al agobiado pueblo, para atropellar cada domingo con más fuerza y brutalidad a las mujeres que por la misma avenida que le será de seguro vedada al presidente del norte reclaman justicia y libertad, para seguir socavando cada intento de cambio verdadero dentro de Cuba, para fortalecer aún más la élite gobernante y dejar, cuando renuncien o dejen de existir los viejos gobernantes cubanos, una dinastía comunista que para nada tendrá en cuenta el hambre del cubano de a pie, ni sus necesidades, ni sus anhelos, ni sus sueños, ni sus esperanzas de vivir en una Cuba libre y democrática, ni los enormes deseos del habitante de esta Primera Villa de Cuba, de los cuales soy el primero, de navegar hasta el cansancio por internet sin tener que montar en cólera al hacer clic en una página que contenga información censurada sobre mi país y que el servidor o sabe el demonio quién, haga aparecer en la pantalla y en letras negras y bien grandes la palabra ERROR, demostrando así que para los pobres de este país la internet viene a ser el juguete prohibido por papá, esta, por supuesto será una de las prioridades de los nuevos gobernantes de mi nación, esta, sin lugar a dudas, no está en la agenda de Obama, ni siquiera en su pensamiento, como tampoco están los dos pesos convertibles que nunca tengo, ni millones de cubanos tampoco tienen para disfrutar de una hora de conexión a lo cubano, como tampoco mis ganas de ser libre y de vivir pensando en que será de mí dentro de algunos años cuando la biología termine de pasar cuenta y no posea una pensión que me ayude a descansar confiado. Aún restan varios días para la esperada visita; ya me atrevo a asegurar a los lugares a los que será llevado el presidente yanqui y los resultados de la misma; no soy profeta, cualquiera que haya vivido los últimos 40 años en este país lo adivinará: clima amistoso y de respeto, conversaciones afables, cenas de honor, visitas a lugares de interés histórico y cultural etcétera, etcétera, mientras los cubanos de a pie, los sin esperanza, seguimos rezando para que algún milagro suceda que nos permita poder llevar un bocado a nuestros fatigados y hambrientos estómagos; ya lo decía el poeta: esto es lo mismo de siempre; eso será, en fín, la visita de Obama.

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo ADO-PRESS, DERECHOS HUMANOS, GENERAL

Una respuesta a “LA VISITA DE OBAMA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s