Mesías y Apóstoles

´´ Mientras no nos sintamos en condiciones de sacrificar nuestro orgullo, y aún de dar la vida por salvar a un hermano desviado, no habremos echado la viga de nuestro propio ojo ni estaremos preparados para ayudar a nuestros hermanos.´´

Elena de White.

Hoy, cuando muchos falsos apóstoles se han levantado como redentores de nuestro pueblo, diciéndose los ¨ mesías ¨ que van a redimirlo de sus angustias, sufrimientos, dolores y desventuras; diciéndose que son los luchadores por la libertad, democracia, felicidad y progreso de nuestro pueblo, bien podríamos formularnos la pregunta, siguiente:

¿Estarían estos ¨ mesías ¨ en condiciones de sacrificar su orgullo, y aún de dar, de verdad, su vida, con humildad, mansedumbre y amor

por la redención de nuestro pueblo?

Sacrificar el orgullo implica renunciar al egocentrismo, renunciar a las ambiciones personales de poder y renunciar a los malos hábitos de conducta moral; implica renunciar a querer ser la cabeza en todo, y sobre todo; implica saber pensar, escuchar y  dialogar con sus semejantes, y sin hipocresía; implica respetar al ente más infeliz y ayudarlo, y no pisotearlo ni querer hacer de él, como se dice en buen cubano, leñas del árbol caído, cuando no está alineado a nuestra forma de pensar. Sacrificar el orgullo implica ser altruista, modesto y austero; implica tener integridad política y moral; implica servicio y abnegación. Sacrificar el orgullo implica no constituirse en juez de los demás, sino en su abogado; implica tener un corazón generoso, filantrópico, humilde y manso que irradie amor, bondad, esperanza, confianza y paz. Sacrificar el orgullo implica poner a un lado la arrogancia, la altivez, el amor propio desmedido y la autoestima exagerada; sacrificar el orgullo significa ser HUMILDE y renunciar al despotismo propio; implica ser imparcial, justo y equitativo.

Dar la vida por nuestro pueblo significa entregarse a él con todo el corazón, la mente, el alma y el espíritu, no como quien busca poder, fama y gloria para sí, sino como quien desea, ferviente, sincera y profundamente la libertad de un pueblo que ha sido victima, por más de CINCUENTA Y SIETE luengos, tristes y amargos años, de la más  inhumana, despiadada y demoníaca dictadura, que pueblo alguno, haya sufrido jamás. Dar la vida por nuestro pueblo, significa buscar su unidad, libertad y prosperidad, dándole, con la conducta propia, el más digno ejemplo. Dar la vida por nuestro pueblo significa hacer de él un altar, para cada día ofrendarse a él, en sacrificio vivo.

Hoy, nuestra sufrida y desconsolada Patria,  le esta pidiendo a esos ¨ mesías y ¨ apóstoles ¨ que renuncien a sus ambiciones personales de poder, riqueza, fama y gloria; que renuncien al caudillismo, a su orgullo y vanidad; que renuncien a la exaltación propia para que puedan lograr la UNIDAD entre todos y poder crear la fuerza política que ponga fin al régimen mefistofélico de los hermanos Castro y sus lacayos.

Si los Apóstoles del Cristianismo no se hubiesen unido, como un solo hombre, en pensamiento, sentimiento y propósito, no hubiesen podido difundir el mensaje de la Salvación de Nuestro Señor Jesucristo, y no hubiesen, como hoy día, millones de fieles cristianos en todo el mundo.

Así también, si los que se dicen ser los heraldos del cambio, la democracia y los derechos humanos en Cuba, no se UNEN, como un solo hombre, no lograran conquistar el corazón de este pueblo nuestro, que tanto ha sufrido por causa del egoísmo, la desunión y el caudillismo, de quienes diciéndose ser sus apóstoles, le han infringido más heridas, dolor y sufrimientos, que las que sus profesos enemigos, le hayan causado.

Recuerdo que en una ocasión, Doña, Leonor Pérez, madre de José Martí, le dijo a este: ¨

Pepe, todo el que se mete a redentor muere crucificado. ¨

 Esto parece que no se ha comprendido en su más grande y más autentica dimensión y significado, pues, lo primero que debe de hacer, el que se erija como redentor de un pueblo, es crucificar, en su vida y conducta diaria, las pasiones desenfrenadas, el egoísmo, la envidia, la megalomanía, la critica a sus semejantes, el excesivo interés personal por las cosas materiales, el caudillismo, la arrogancia, la altivez, el odio, la ira y la rivalidad.

Hoy muchos de esos ¨ redentores ¨ del pueblo cubano, pueden exhibir en su cuerpo algunas cicatrices causadas por los sicarios y esbirros de la dictadura castrista; pueden vanagloriarse de haber sufrido prisiones políticas y  de ser objeto de represiones policiales, pero no pueden mostrar, ante la fa del mundo, una conciencia limpia y una conducta acrisolada, y lo peor de todo es, que no reconocen sus errores, sino que los siguen cometiendo. ¿Quien me dice que no es un error, garrafal, creerse mejor que los demás, o creerse con derecho de juzgar, e incluso, desmoralizar, humillar o desacreditar a otras personas por el simple motivo de disentir de nuestra manera de pensar? Ese es uno de los errores más comunes de los  llamados ¨ redentores ¨ de nuestro pueblo.

En las Sagradas Escrituras, en la Carta que el Apóstol San Pablo escribió a los

Filipenses, en el capítulo dos, versículos, tres y cuatro, se nos dice lo siguienteno hagan nada por rivalidad o vanagloria; antes bien con humildad, considerando a los demás como superiores a ustedes; no mirando cada uno a lo suyo propio, sino también a lo de los demás ¨.

Con las buenas intenciones no basta para ser un verdadero redentor, un verdadero mesías de nuestro pueblo, es menester que actuemos, con humildad, mansedumbre, amor y con una mentalidad UNITARIA

, como lo hizo el Redentor del mundo: Nuestro Señor Jesucristo, quien nos legó el más puro y digno ejemplo de cómo servir a los demás.

Rafael Molina Rodríguez.

Activista UNPACU  y Corresponsal de la Revista Lux.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo ADO-PRESS, DERECHOS HUMANOS, GENERAL

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s