Las elecciones del 2018

Hace unas semanas pude presenciar una de las reuniones de las circunscripciones en la zona Caribe de la ciudad de Guantánamo, como ven en la foto; lo más llamativo fue la poca participación de la gente.

Este fenómeno viene ocurriendo hace rato, de la misma manera que los discursos oficiales del régimen pasaron de moda. A tal punto que evitan los llamados a las plazas, marchas y las peroratas kilométricas, no sé si por temor a que se le rebelen los marchantes o porque saben que este pueblo está obstinado de retóricas ideológicas.

Los encargados de organizar las reuniones (Presidente del CDR y Vigilante) leyeron un documento que la verdad daba grima, y lo demostraban los participantes en su concentración que se dedicaron la mayor parte del tiempo a espantar los mosquitos y mirar para todas partes menos para el disertador.

A finales de este año se irán postulando los delegados que representarán a los ciudadanos cubanos en el Parlamento, en febrero del 2018 ya sabremos por encima de las especulaciones y análisis políticos quien tomará las riendas de la nación cuando el General Presidente Raúl Castro abandone uno de los asientos que dirige. Todavía quedará la duda de si dejará además el cargo de Primer Secretario del PCC, quien es por la Constitución vigente el ente que dirige la política del país.

A la par de estos acontecimientos se mueve en los últimos años la iniciativa dirigida por el disidente Manuel Cuesta Morúa, denominada #Otro 18, que persigue nominar candidatos independientes a nivel de base para, en un futuro ir escalando en los poderes de mando del país. Más bien dígase, del Parlamento Cubano que es en la mayoría de los países del mundo el Poder Legislativo.


La idea del #Otro 18 ha sido criticado con dureza por lo peligroso del camino a recorrer en medio de un poder militar que ha demostrado no ceder en nada. Y que al contrario, puede servir para preparar un show mediático, junto al Cuba Decide de Rosa Payá. Si en este momento La Habana convoca elecciones abiertas o realiza un plebiscito no duden que ganarán con margen marcado, cosa que le daría legitimidad moral ante el mundo. ¿Por qué ganarían? Sencillo, si Ud. encierra un rebaño de ovejas de manera que no puedan ver para ningún lado y le das un tipo de yerba exclusivamente. Cuando le abras el portón no se atreverán a salir del lugar y comer otro tipo de yerba le llevará tiempo. En otras palabras, al pueblo cubano le han dicho tantas barbaridades del capitalismo que no apostarán por ningún modelo que no sea el que se apegue a lo que han tenido en tantos años, que es lo mismo que no saber Decidir ni menos escoger a una persona que para ellos será lo mismo para los problemas que arrastran y que no se les resuelve.


A ambos líderes los admiro, a Cuesta porque para mí debe ser uno de los hombres del futuro de Cuba, inteligente y preparado para el engorroso camino de la política. A Rosa María le aprecio por la valentía que ha demostrado, aunque le llamen ingenua o lo que sea, está decidida a luchar contra el régimen que le mató al padre. También ha logrado mover piedras en varios gobiernos del mundo, especialmente de la región, incluso, lidera la Red de Jóvenes por la Democracia Latinoamericana.

Con lo que no cuentan ambos realmente para ganar una batalla de esta índole, es con un movimiento sólido en las bases de cada rincón de este país, como tampoco con la opinión ni convencimiento de los ciudadanos que se muestran bien reacios a participar en la problemática nacional.

Atrapados en la lucha por llevar un plato de comida a la mesa, tener un hogar y sostener una familia el pueblo cubano ha preferido escapar del fenómeno y buscar soluciones muy individuales en otras tierras lejanas. Sin importar separación de seres queridos ni nada por el estilo. La misión en la cabeza de cada joven de la isla es vivir mejor, leer nada y vacilar la dulce vida.

La pregunta esencial para promover un proyecto alternativo como el #Otro 18 y Cuba Decide es: cuál es la estrategia para involucrar a la mayoría de los cubanos en el rollo de las elecciones. No sé cuántos candidatos se presentarán ante los más de 12 500 circunscripciones que funcionan en la isla de acuerdo a la estructura geopolítica existente en el país desde 1976. Que sean 100 o algo más seguirá siendo un número insignificante sin contar que ninguno podrá mostrar la agenda que tendrán para que la gente los conozca y promuevan, porque los medios de información los controla el gobierno. Y supongamos que alguien logre pasar todo el engranaje de selección y votación, pues no podrá hacer nada como diputado porque los recursos seguirán siendo de ordenanza del poder local que es el PCC y todos sus militantes que dirigen casi todas las entidades y empresas del estado.

Quizás para el 2030 se pueda pensar en postulación alguna, teniendo fe en el reloj biológico de los que bajaron de la Sierra hace casi 60 años. No hay dudas que la gente está cambiando la mentalidad de sobrevivir bajo este tipo de gobierno, pero de que se incremente la responsabilidad ciudadana ante el caos social es el mayor reto que tiene la oposición interna en aras de una Cuba democrática.

 

Rolando Rodríguez Lobaina

Guantánamo, junio 30, 2017.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo ADO-PRESS, DERECHOS HUMANOS, GENERAL

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s